Trucos para la convivencia entre padres e hijos en las redes sociales


Si eres padre/madre seguro que hay momentos en los que piensas en determinadas situaciones, etapas de la vida de tu/s hijos y te invade una horrible sensación de ansiedad. Hasta hace no mucho tiempo, si te pedían que enumeraras ese tipo de trances se te venían a la cabeza las típicas: las primeras salidas con los amigos, cuando deciden sacarse el carnet de conducir, las noches de fiesta donde sabes que se mezclan tres ingredientes, coche + discoteca + alcohol…

A este tipo de preocupaciones se ha sumado otra, muy recientemente. El perfil en las redes sociales: Facebook, Tuenti, Twitter ¿tiene cuenta tu hijo aquí? ¿Qué uso hace de ellas? ¿te preocupan sus relaciones sociales online?

Aunque, a priori, no parezca que exista ningún riesgo, el mal uso y el desconocimiento puede acarrear problemas. Si además, los padres no saben demasiado sobre el uso y la utilización de las redes sociales, puede que, en un futuro, se encuentren con situaciones que no sepan gestionar.

Para que no haya ningún contratiempo provocado por este tipo de actividades, te proponemos una serie de claves para poder saber qué hace tu hijo sin que él se sienta controlado. Partiremos del supuesto de que el padre o la madre no son muy diestros en el mundo online.

Premisas fundamentales en las redes sociales

Lo primero sentido común, como en la vida cotidiana, también en internet hay que pensar antes te actuar, ser respetuoso, tener cuidado sobre lo que se habla, a quién se acepta como amigo (si no se conoce a la persona es mejor ser desconfiado y no aceptarlo), qué tipo de información se publica (nada de datos personales, ni fotos que puedan herir sensibilidades)…

Claves para entender a tus hijos en las redes sociales

La edad mínima para participar en las redes sociales en España es de 14 años. Si tu hijo/a cumple con este requisito y sabes que se acaba de abrir un perfil en Facebook o Tuenti (las mayoritarias) ábrete tú una y hazte amigo. Antes de nada, debes dejarle claro que quieres comenzar una nueva aventura en los medios sociales y que no lo has hecho para espiar sus movimientos, sus amigos o sus fotos.

Por otro lado, si desconoces su funcionamiento es bueno que, además de ir poquito a poco, le preguntes a tu hijo/a cómo hacer determinados procesos (subir fotos, compartir información, buscar amigos…) ¿Qué conseguirás con ello? Además de ayuda permitirás que tu hijo/a conozca tu interés, esté más motivado en la relación virtual contigo y que confíe en ti. Acepta sus consejos y sé respetuoso.

Debes se consciente de la importancia que tienen hoy en día las redes sociales. Más allá de lo que aporta en materia de ocio y entretenimiento, son herramientas que sirven para fomentar la identidad digital y las habilidades sociales. Por tanto, el hecho de que tu hijo quiera estar presente en ella es un signo de la nueva sociedad a la que quiere pertenecer.

No escribas en su muro. Por mucho que quieras a tu hijo es preferible mantenerte ausente en sus relaciones en las redes sociales. Evita meterte en sus conversaciones, ni comentes sus fotos o estados. Sé respetuoso. Tal vez quieras acercarte a tu hijo y mostrarte como un amigo, opinando e interactuando con sus amigos, pero seguro que a él no le parecerá bien. En cualquier caso, si quieres hacerlo, pregunta antes.

Aprende a conectar con amigos y familiares, para que tu hijo vea que tienes actividad y que no usas las redes sociales solo para cotillearle a él. Según un estudio de Time Techland, el 50 por ciento de los padres con Facebook lo usa para espiar a sus hijos, si lo haces (que lo harás) por lo menos que no se note.

Utiliza aplicaciones de facebook o Tuenti (juegos, fotos, música…) implica a tus hijos en ellos y habla sobre ello cuando tengas ocasión.

Teniendo en cuenta estos consejos y aplicando las premisas que te he comentado al principio, no tiene porqué haber ningún problema con que tu hijo, por muy joven e inexperto en las relaciones que sea, tenga una cuenta en Tuenti o Facebook. Y si surge algún inconveniente (discusiones en muros, fotos comprometidas, comentarios desafortunados …) la resolución de los mismos es similar al que se pueda presentar en la vida real: identifica el problema, repara el daño y que modifique la conducta.

Y recuerda siempre: respeto, confianza y sentido común.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s