Consejos de uso del móvil para adolescentes


Fuente foto: DeviantArt.

Soy de las que cree que a los niños hay que facilitarles el acceso a la tecnología. Mis padres también lo pensaron en su momento y a ello se debe mi afición por todo este mundillo.

Ordenadores, tabletas, smartphones… no son un juguete caro sino una herramienta útil que deben aprender a utilizar correctamente desde que muestren interés. No es cuestión de modas ni de caprichos, es una cuestión de despertar interés por el mundo tecnológico para aprovechar todas sus ventajas.

Según un estudio realizado por ElChupete.com, el 65% de los niños españoles de entre 8 y 12 años tienen móvil y muchos de ellos se lo habrán pedido por Navidad descartando otros juguetes. Y es que España es uno de los países donde el uso de los smartphones ha experimentado un mayor crecimiento en los últimos dos años.

Los niños de hoy son nativos digitales. Han nacido casi con un móvil en la mano, sus juegos de mesa preferidos son los que conocen en la tabletas y sus ratos de ocio los pasan con la Play Station 3 o la XBox.

El problema de la tecnología es el uso que se le da y eso suele darle muchos quebraderos de cabeza a los padres. Y es que los jóvenes viven permanentemente interconectados a través de sus smartphones, dependen absolutamente de los terminales móviles, se ausentan de las conversaciones por mandar whatsapp, las comidas y cenas son un constante tintineo de envíos y recepciones de mensajes, duermen con el móvil bajo la almohada y su primer “buenos días” lo dan por twitter…. El problema es que se aíslan y si la televisión nos robó la conversación en la mesa hace años, el whatsapp nos ha robado hasta el contacto visual.

La solución se encuentra en la educación y las normas y esto es tarea de los padres. Educar en tecnología, enseñarles que hay un rato para todo y que hay que aprender a respetar a los demás. En realidad no son normas nuevas, todos las conocemos y solo  hay que aplicarlas al ámbito de la tecnología, desarrollando un poquito el sentido común.

Precisamente estos días una periodista del Huffington Post ha publicado el contrato de uso de un smartphone que le hizo firmar a su hijo. La madre, consciente de todos los problemas que podía ocasionar, se adelantó a las circunstancias y elaboró una lista de 17 puntos de normas y obligaciones que Gregory, su hijo de 13 años, debería cumplir.

A continuación copio y pego el contrato publicado en Huffington Post:

  • El teléfono es mío. Yo lo he comprado. Yo lo he pagado. Te lo estoy prestando. ¿A que soy estupenda?
  • Siempre sabré la contraseña.
  • Si suena el teléfono, contéstalo. Es un teléfono. Di hola, sé educado. No ignores nunca una llamada si la pantalla dice “Mamá” o “Papá”. Nunca.
  • Entrega el teléfono a tu padre o tu madre sin falta a las 19.30 en días de colegio y a las 21 en fin de semana. Permanecerá apagado durante la noche y lo volveremos a encender a las 7.30 de la mañana.
  • Si es un momento en el que no llamarías a nadie al teléfono fijo -que pueden descolgar los padres-, no llames ni envíes un mensaje. Haz caso a tu instinto y respeta a otras familias como nos gusta que nos respeten a nosotros.
  • El teléfono no va al colegio contigo. Habla en persona con la gente a la que envías mensajes. Aprender a hacerlo te vendrá bien en la vida. Lo de las medias jornadas, las excursiones y las actividades extraescolares tendremos que estudiarlo especialmente. 
  • Si se cae al váter, se cae al suelo y se destroza o desaparece, tú serás responsable de lo que cueste arreglarlo o sustituirlo. Corta el césped de algún jardín, cuida niños, ahorra dinero de cumpleaños. Algo pasará, así que debes estar preparado. 
  •  No emplees esta tecnología para mentir, burlarte de otro ser humano ni engañarle. No participes en conversaciones que hieran a otros. Sé un buen amigo antes que nada, o si no, mantente al margen de las disputas. 
  • No digas nada, ni por mensaje, ni por correo electrónico, ni por teléfono, que no dirías en persona. 
  • No digas nada, ni por mensaje, ni por correo electrónico, ni por teléfono, que no dirías en voz alta con sus padres presentes. Censúrate. 
  • Nada de porno. Busca en internet información que no te importe compartir conmigo. Si tienes alguna pregunta sobre algo, házsela a una persona; preferiblemente a tu padre o a mí. 
  • Apágalo, siléncialo o guárdalo en público. Sobre todo en un restaurante, en el cine o mientras estés hablando con otra persona. No eres un maleducado; no permitas que el iPhone te cambie. 
  • No envíes ni recibas fotos de tus partes íntimas ni de las de otra persona. No te rías. Algún día tendrás la tentación de hacerlo, a pesar de tu gran inteligencia. Es peligroso y podría arruinar tu vida de adolescente, universitario o adulto. Es una mala idea, siempre. El ciberespacio es vasto y más poderoso que tú. Y es difícil conseguir que desaparezca algo de semejante magnitud, incluida una mala reputación. 
  • No hagas millones de fotos y vídeos. No es necesario documentarlo todo. Vive tus experiencias. Quedarán almacenadas en tu memoria para toda la eternidad. 
  • Déja el teléfono en casa a veces y quédate tranquilo con la decisión. No está vivo ni es una prolongación tuya. Aprende a vivir sin él. Tienes que vencer el miedo a perderte algo. 
  • Descárgate música que sea nueva, o clásica, o distinta a la de los millones de chicos como tú que escuchan exactamente las mismas cosas. Tu generación tiene la mayor facilidad de acceso a la música que ha existido jamás. Aprovecha ese don. Amplía tus horizontes. 
  • Juega a un juego de palabras o de preguntas de vez en cuando. 
  • Mantén los ojos abiertos. Mira el mundo a tu alrededor. Asómate a una ventana. Escucha a los pájaros. Sal a pasear. Habla con un desconocido. Pregúntate cosas sin necesidad de buscarlas en Google. 
  • Meterás la pata. Te confiscaré el teléfono. Nos sentaremos a hablar sobre ello. Volveremos a empezar. Tú y yo estamos aprendiendo sin cesar. Estoy de tu parte. Estamos juntos en esto.

Una vez leída la lista descubres que todos los puntos que incluye son totalmente lógicos y no son imposibles de cumplir. Atajar los problemas de antemano es una manera muy inteligente de no complicarse la vida y evitar recurrir a la frase ” te lo dije” o “te lo advertí”. En este caso será “te lo hice saber y tú estuviste de acuerdo en las condiciones, así que respétalas”.

Así que madres y padres de niños preadolescentes y adolescentes nunca es tarde para reeducarlos….

3 pensamientos en “Consejos de uso del móvil para adolescentes

  1. Pingback: WhatsApp es el culpable de todos los males | A vueltas con el Marketing

  2. Pingback: WhatsApp es el culpable de todos los males

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s